Obedece a la forma de articular vertical y horizontalmente las unidades de aprendizaje, así como al tipo de actividad diseñada para cada unidad.

La articulación horizontal-vertical de las unidades de aprendizaje se desprende del apartado Líneas de generación y aplicación del conocimiento.

Con respecto al tipo de actividad para cada unidad de aprendizaje:

  • Las tres unidades de aprendizaje teóricas (Gestión estratégica de la innovación; Innovación y propiedad intelectual y Seminario de proyectos), que se cursan en primer semestre, aportan elementos de discusión y de análisis para la construcción de supuestos conducentes de la adecuada aplicación de las herramientas de gestión de la innovación que se abordarán en la especialidad. El aprendizaje que busca transmitirse a través de ellas es esencialmente conceptual, por lo que se manifiesta en la revisión y discusión de lecturas, aunque se busca que, mediante la reflexión, el estudiante las contextualice al caso de su organización. La realización de tareas y la aplicación de exámenes buscan corroborar el cumplimiento del objetivo de las unidades de aprendizaje.
    Se formula, asimismo, que en el caso de estas unidades el aprendizaje sea resultado de la reflexión colectiva, por lo que se plantea la realización de un trabajo de tutorías y de foros de discusión en línea, a convocatoria de discusión de temas teóricos y cómo se abordan en la práctica y viceversa: cómo a partir de la práctica se pueden visualizar teóricamente.
  • Las unidades de aprendizaje teórico-prácticas (Auditoría de la innovación y Gestión de la propiedad industrial) aportan contenidos teóricos núcleo, acompañados de ejercicios aplicados a situaciones específicas. Se cursan en segundo semestre y se pretende que, mediante ellas, los estudiantes practiquen herramientas para la realización de auditorías tecnológicas, enmarcadas en la estrategia tecnológica para la innovación; o que aporten instrumentos para la gestión de la propiedad intelectual y su rentabilización. La resolución de laboratorios y casos prácticos en este caso es un elemento importante de evaluación del aprendizaje.
    Para estas unidades el aprendizaje se relaciona con el trabajo in situ. De este trabajo se busca nutrir un portafolio de evidencias de aprendizaje que será sustento tanto del examen general de conocimiento (medio para obtención del grado de especialidad), como la cartera de proyectos.
  • Las unidades de aprendizaje prácticas (Inteligencia competitiva, Formulación y evaluación de proyectos y Taller de redacción de patentes) aportan herramientas de gestión para la formulación de escenarios estratégicos para la empresa, mediante la revisión del contexto externo (inteligencia competitiva), interno (formulación y evaluación de proyectos) y para la generación de barreras de competencia, basadas en el reconocimiento de la especificidad de la riqueza del patrimonio tecnológico de la organización (redacción de patentes).
    Como en el caso de las unidades teórico prácticas, el trabajo in situ es relevante para el éxito del aprendizaje. En este caso, la aplicación de herramientas de gestión a casos concretos es apoyada por un seguimiento estrecho y personalizado de parte del profesor.
  • La unidad Taller de casos de innovación aplica herramientas concretas a problemas puntuales y configura un portafolio de evidencias a partir del contenido de las otras unidades. Esta unidad de aprendizaje, impartida en segundo semestre como taller, busca integrar el conjunto de aprendizajes derivados de las unidades previas y, a partir de ello, se configura una cartera de proyectos para la organización de origen del estudiante.
    Los trabajos de tipo práctico implican para los estudiantes la realización de estancias en su misma organización (trabajo in situ); se plantea que sea ésta la fuente de información y el “laboratorio” de aprendizaje del estudiante. De manera que las unidades a aprendizaje se evalúan a partir de una base de conocimientos de primera mano, para casos reales.